Jueves, 22 de febrero de 2007
Les pido que comparen estos mandamientos Evangelicos, con las actitudes de los sacerdotes, pastores y ministros y las jerarquías de todas las religiones, les pido que presten bien atención porque Dios no habla en vano, es un Dios muy bondadoso pero también muy severo:

Evangelio Mt. 6, 1-6. 16-18:
Guárdense de las buenas acciones hechas a la vista de todos, a fin de que todos las aprecien. Pues en ese caso, no les quedaría premio alguno que esperar de su Padre que está en el cielo.



¿ Que prefieres ? - que los hombres te premien por tus buenas acciones y te levanten un monumento, o prefieres el premio que Dios tiene preparado para los que dan sin que nadie se entere ? - o lo uno o lo otro, no se puede tener las dos cosas.



Cuando ayudes a un necesitado, no lo publiques al son de trompetas; no imites a los que dan espectáculo en las sinagogas y en las calles, para que los hombres los alaben. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio.



El premio que reciben estas personas es lo que buscaban, o sea que los hombres lo alaben, y eso es todo lo que van a recibir, y a cambio perderán de entrar al reino de los cielos.




Tú, cuando ayudes a un necesitado, ni siquiera tu mano izquierda debe saber lo que hace la derecha: tu limosna quedará en secreto. Y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.



Dios sabe todo lo que hacemos y con que intenciones lo hacemos, es inútil tratar de engañarle.


Cuando ustedes recen, no imiten a los que dan espectáculo; les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que la gente los vea. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio.



Cuando ustedes ven por televisión o un estadio repleto, a un supuesto pastor o sacerdote orando, es peor que orar de pie en una sinagoga o templo, por que lo que quieren , es que millones de personas lo vean, lo que buscan es el halago de esas personas, y así ya recibieron su único premio, por que no entraran al Reino de los Cielos



Pero tú, cuando reces, entra en tu pieza, cierra la puerta y ora a tu Padre que está allí, a solas contigo. Y tu Padre, que ve en lo secreto, te premiará.



Cuando alguien habla con Dios, los demás no tienen por que enterarse, .. la oración es cosa muy intima que debe respetarse, no andar diciendo a todo el mundo; " estoy orando por fulano " tratando de aparentar ser una persona misericordiosa.


Cuando ustedes hagan ayuno, no pongan cara triste, como los que dan espectáculo y aparentan palidez, para que todos noten sus ayunos. Yo se lo digo: ellos han recibido ya su premio. Cuando tú hagas ayuno, lávate la cara y perfúmate el cabello. No son los hombres los que notarán tu ayuno, sino tu Padre que ve las cosas secretas, y tu Padre que ve en lo secreto, te premiará.



Si ustedes se consideran creyente, observen bien a las personas que quieren aparentar y apartense de ellas, la vanidad es contagiosa.



VEAMOS QUE DICE SAN PABLO:



Segunda lectura 2 Cor. 5, 20 -- 6, 2:
Nos presentamos, pues, como embajadores de Cristo, como si Dios mismo les exhortara por nuestra boca. En nombre de Cristo les rogamos: ¡déjense reconciliar con Dios! Dios hizo cargar con nuestro pecado al que no cometió pecado, para que así nosotros participáramos en él de la justicia y perfección de Dios.
Somos, pues, los ayudantes de Dios, y ahora les suplicamos que no hagan inútil la gracia de Dios que han recibido. Dice la Escritura: En el momento fijado te escuché, en el día de la salvación te ayudé. Este es el momento favorable, éste es el día de la salvación.

Publicado por angeljosue @ 2:37  | RELIGION
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios