Lunes, 18 de junio de 2007
LUCAS 7

7,36 Un fariseo le rogó que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa.
7,37 Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume,
7,38 y poniéndose detrás, a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.
7,39 Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora.
7,40 Jesús le respondió: Simón, tengo algo que decirte. El dijo: Di, maestro.
7,41 Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta.
7,42 Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?
7,43 Respondió Simón: Supongo que aquel a quien perdonó más. El le dijo: Has juzgado bien,



Sabemos que todos somos pecadores, .... pero, ¿ sabemos que tan grandes son nuestros pecados ? ... a Dios no le importa que tan grande sean, .. con tal de que volvamos a El , con arrepentimiento sincero y con ganas de ser enseñados por su palabra para ya no pecar,



7,44 y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: ¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos.
7,45 No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies.
7,46 No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume.
7,47 Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.



Uno de los mayores inconvenientes que todos nosotros tenemos es la vergüenza, .. vergüenza de alabar al Señor en público dando testimonio de lo que el hizo con nosotros, y además , .. por la gracia concedida gratuitamente nos consideramos superior a los otros recriminando sus pecados como si fuéramos intachables.



7,48 Y le dijo a ella: Tus pecados quedan perdonados.
7,49 Los comensales empezaron a decirse para sí: ¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?
7,50 Pero él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado. Vete en paz.



¿ Porque será ? - una mujer pecadora pública ( prostituta ) demostró tener más FE que un Fariseo hombre egresado de una escuela religiosa, y que por esa razón se creía mejor que María Magdalena, .. sin embargo , la compasión de Jesús fue mayor para ella. ... y más aún, Jesús siendo el hijo de Dios, no tuvo inconveniente para perdonarle y convertirla en su servidora , cosa que jamás hubiera hecho un fariseo.

Y algo que no debemos olvidar, Jesús dijo; "" Tu fe te ha salvado, la Ley la hubiera condenado a ser apedreada.

Capítulo 8

8,1 Y sucedió a continuación que iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce,
8,2 y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios,
8,3 Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Y muchas otras que les servían con sus bienes, con lo poco o mucho que tenían, es decir, sin pedir nada a cambio de lo que hacían, sin pedir ofrendas ni diezmo.

Publicado por angeljosue @ 2:00  | RELIGION
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios