Sábado, 06 de noviembre de 2010


Juan  6: 37 - 40

37

Todo lo que me dé el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré fuera;


Todos debemos trabajar para abrir el camino hacia Jesús, no ponerles trabas con ningún tipo de exigencias previas, ni siquiera el bautismo del agua, Juan el bautista dio testimonio acerca de Jesús para la gente crean en El, que sepan que Jesús es el Hijo de Dios que vino para salvar a todos los seres humanos. - Una voz grita:"En el desierto prepárenle
un camino al Señor;
tracen en la llanura una senda para nuestro Dios

Nadie puede encontrarse con Jesús si Dios no nos da esa posibilidad, porque, Dios conoce ,los corazones, y sabe quien es sincero y quien no.


38
porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.

39
Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día.

Por lo tanto, Jesús es la resurrección y la vida,y Tanto el Padre como el Hijo se manifiestan en cada hombre por medio del Espíritu Santo, está escrito: El que guarda mis palabras ese es el que me ama, y mi Padre y Yo vendremos y haremos morada en el.

El séptimo día es el último de la creación, el tiempo de la santificación, es hoy, mañana, y después hasta que finalice el mundo y solo Dios sabe cuando será, y la santificación es también la resurrección, los apóstoles son las primicias de la resurrección porque fueron santificados en el día de pentecostés y otros en cualquier momento. como Pablo el apóstol.

40
Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día.»

También nosotros podemos ver y creer en Jesús, si recibimos el Espíritu Santo, lo que el ojo no puede ver ni el oído escuchar, es revelado por el Espíritu y de este modo somos santificados.


Publicado por angeljosue @ 2:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios